David Foster Wallace: Esto es agua


Un increíble discurso que no solo sirvió y servirá para los graduados de Kenyon en artes liberales, sino que sirvió y servirá para prácticamente todos nosotros. David Foster Wallace fue un autor estadounidense que se suicidó el año 2008 después de pasar años en una depresión de mierda que ni esas pastillas que te dejan totalmente tonto te pueden quitar. Es el autor de la (he leído) increíble novela “La broma infinita“, que por las reseñas que he leído va mucho más allá del género novela y más bien trasciende géneros literarios, es un libro que podría ser infinito y que trata una infinidad de temas que es de vital importancia para cada uno de nosotros, un libro que definitivamente tengo pendiente por leer después de las varias reseñas que leí el otro día.

Dejo la traducción de este increíble discurso que dio David Wallace el año 2005 a los graduados del Kenyon College en Ohio. El discurso va dirigido para todos, porque todos tenemos una configuración por defecto que normalmente es una configuración poco beneficiosa para nosotros mismos y nuestro entorno y que lamentablemente yace en nuestro inconsciente y por lo tanto es muy difícil de combatir. Pero creo que la idea siempre ha sido hacer consciente nuestro inconsciente, estar atentos a nuestras respuestas automáticas y en general comenzar a ver todo nuestro entorno de una manera un poco más sagrada porque quizás sea lo único que tenemos.
Sigue leyendo

Albert Casals: el mundo sobre ruedas, sin dinero y feliz

[youtube:http://youtu.be/tM1n92QmX2A%5D
“¡Pero no hay nada que yo no pueda hacer en mi silla!. Subo, bajo, entro, salgo, he atravesado selvas y playas, he viajado por Francia, Italia, Grecia, Alemania, Escocia, Tailandia, Malasia, Singapur… Acabo de regresar de un viaje de seis meses por toda Sudamérica… (…) La silla es más ventaja que inconveniente: la gente te pregunta qué te pasa, de dónde vienes…, y así haces un montón de amigos”

“Fue muy duro para mis padres permitir mi felicidad. Agradezco que se hayan esforzado tanto en no ayudarme, en no decirme: “Esto no puedes hacerlo porque vas en silla de ruedas”

“Soy plenamente feliz (…) Viajo con 3 euros al día. ¿POR QUÉ NOS COMPLICAMOS TANTO LA VIDA? Siempre hay dónde dormir, siempre hay algo que comer. Conoces a gente, y todo fluye. ¡Qué sencillo es el mundo! Lo he entendido viajando. Bastan cuatro cosas: dormir, comer, ducharse y hacer amigos”

“¿QUÉ ES MEJOR QUE NO REALIZAR MIS SUEÑOS? (…) Cuando haces lo que de verdad quieres, el universo entero conspira a tu favor. Mira alrededor y decide: tú puedes elegir vivir triste o contento. YO ELIJO LA FELICIDAD. No veo entre nosotros razones para ser infeliz”
Albert Casals
Sigue leyendo

Todo es un holón

Un holón es algo que es a la vez un todo y una parte. La palabra fue acuñada por Arthur Koestler en su libro El espíritu de la bóveda.

Un holón es un sistema o fenómeno que es un todo en sí mismo así como es parte de un sistema mayor. Cada sistema puede considerarse un holón, ya sea una partícula subatómica o un planeta. En un ámbito no físico, las palabras, ideas, sonidos, emociones y todo lo que puede identificarse es a la vez parte de algo y a la vez está conformado por partes.

Dado que un holón está encuadrado en todos mayores, está influido por que influye a los todos mayores. Y dado que un holón contiene subsistemas o partes está influido a su vez por e influye a estas partes. La información fluye bidireccionalmente entre sistemas menores y mayores. Con esta bidireccionalidad del flujo de información, el sistema empieza a desmoronarse: los todos no reconocen depender de sus partes subsidiarias y las partes no reconocen más la autoridad organizativa de los todos.

Una jerarquía de holones recibe el nombre de holoarquía. El modelo holoárquico puede entenderse como un intento de modificar y modernizar las percepciones de la jeararquía natural.

Los holones junto con los informones se emplean en el estudio de funciones cognitivas asociadas a la conciencia, en determinadas ramas de investigación en informática. En el sentido de autosemejanza, los holones tienen gran similitud con las fractales.
Sigue leyendo

El Manifiesto del Metaprogramador


Todos los seres humanos, todas las personas que alcanzan la edad adulta en el mundo de hoy son biocomputadores programados. Ninguno de nosotros puede escapar nuestra propia naturaleza como entidades programables. Literalmente, cada uno de nosotros seríamos nuestros programas, nada más, nada menos.” — John C.Lilly, M.D.

“No puedes enseñar nuevos trucos a un perro viejo”, “un leopardo no cambia sus manchas” — el lenguaje está lleno de expresiones que implican que la gente nunca cambia. Toda nuestra sociedad parece estar organizada para evitar que nadie lo haga. El objetivo de este artículo es echarle un vistazo cómo está la situación actual y apuntar hacia fuentes para realizar tus propios experimentos.

John Lilly, más conocido por su trabajo en comunicación con delfines, fue uno de los primeros investigadores en lo que Tim Leary llamó ‘neuropsicología’: el uso de las operación del cerebro en lugar de la conducta humana para determinar los límites de lo que pueden hacer los humanos. Los experimentos de Lilly mostraron que el cerebro podía ser tratado como una entidad programable similar a un ordenador digital; tratándose en este caso de un ordenador capaz de programarse a sí mismo.

Lilly se refirió a esta capacidad de auto-programación como metaprogramación, e informó sobre sus investigaciones en su libro, “Programando y metaprogramando la biocomputadora humana” (Programming and Metaprogramming in the Human Biocomputer). Timothy Leary en particular y Robert Anton Wilson expandieron la teoría de la metaprogramación con su modelo de ocho circuitos para el cerebro, que cubriremos más adelante.
Sigue leyendo

¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!



Última y creo que la mejor y más emotiva parte del poema “Howl” (Aullido) del increíble poeta beat Allen Ginsberg.

¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!
¡El mundo es santo! ¡El alma es santa! ¡La piel es santa! ¡La nariz es santa! ¡La lengua y la verga y la mano y el agujero del culo son santos!
¡Todo es santo! ¡todos son santos! ¡todos los lugares son santos! ¡todo día está en la eternidad! ¡Todo hombre es un ángel!
¡El vago es tan santo como el serafín! ¡el demente es tan santo como tú mi alma eres santa!
¡La máquina de escribir es santa, el poema es santo, la voz es santa, los oyentes son santos, el éxtasis es santo!
¡Santo Peter, santo Allen, santo Solomon, santo Lucien, santo Kerouac, santo Huncke, santo Burroughs, santo Cassady, santos los desconocidos locos y sufrientes mendigos, santos los horribles ángeles humanos!
¡Santa mi madre en la casa de locos! ¡Santas las vergas de los abuelos de Kansas!

¡Santo el gimiente saxofón! ¡Santo el apocalipsis del bop! ¡Santas las bandas de jazz marihuana hipsters paz peyote pipas y baterías!
¡Santa las soledades de los rascacielos y pavimentos! ¡Santas las cafeterías llenas con los millones! ¡Santos los misteriosos ríos de lágrimas bajo las calles!
¡Santo el argonauta solitario! ¡Santo el vasto cordero de la clase media! ¡Santos los pastores locos de la rebelión! ¡Quien goza Los Ángeles es Los Ángeles!
¡Santa New York, santa San Francisco, santa Peoria & Seattle, santa París, santa Tánger, santa Moscú, santa Estambul!
¡Santo el tiempo en la eternidad, santa eternidad en el tiempo, santos los relojes en el espacio, santa la cuarta dimensión, santa la quinta Internacional, santo el ángel en Moloch!
¡Santo el mar, santo el desierto, santa la vía férrea, santa la locomotora, santas las visiones, santas las alucinaciones, santos los milagros, santo el globo ocular, santo el abismo!
¡Santo perdón! ¡compasión! ¡caridad! ¡fe! ¡Santos nuestros cuerpos sufriendo magnanimidad!
¡Santa la sobrenatural extra brillante inteligente bondad del alma!